Captain Fantastic

Ben (Viggo Mortensen) es un padre que ha pasado diez años viviendo en los remotos bosques situados al noroeste del Pacífico criando a sus seis hijos. Sin embargo un día la familia debe abandonar su modo de vida en la naturaleza y volver a la civilización. Asimilar su nueva situación y adaptarse de nuevo a la sociedad moderna no les va a resultar nada sencillo.

Alerta SPOILER

Haz clic sólo si quieres leer y/o ver el final de "Captain Fantastic"

Así acabó Captain Fantastic

Ben (Viggo Mortensen) recibe la noticia de que su mujer se ha suicidado. Su suegro Jack (Frank Langella) le culpa de lo sucedido y le pide que no vaya al funeral. Ben decide ir con sus hijos al funeral para cumplir la última voluntad de su mujer, ser cremada y que sus cenizas se esparzan en un inodoro.

Hacen un largo viaje donde los niños por primera vez contactan con el mundo real. Van a casa de sus primos y vemos las diferencias en su educación. Bodevan (George MacKay), el mayor, trata por primera vez con una chica y recibe a escondidas de su padre las cartas de admisión de las mejores universidades.

Cuando llegan a la iglesia Ben sube a decir que eso no es lo que quería su mujer y lo expulsan, uno de sus hijos, Rellian, que también le culpa de la muerte de su madre decide irse a vivir con su abuelo.

Ben le dice a su suegro que no se marchará sin su hijo pero Jack le dice que el chico tiene edad para decidir y llama a la policía. Ben manda a una de sus hijas a rescatar a Rellian de la casa pero cae del tejado y está a punto de morir.

Ben entonces cambia de actitud y decide dejar a sus hijos con sus suegros. Cuando se marcha en el autobús aparecen dentro todos sus hijos y les piden cumplir la misión de su madre. La desentierran del cementerio y le hacen el ritual que ella pidió, en un acantilado, cantando y bailando la canción preferida de su madre «Sweet Child o’ Mine» de Guns N’ Roses.

Luego echan sus cenizas por el inodoro del aeropuerto donde Bodevan se despide para descubrir el mundo, no va a ir a ninguna universidad, se va a Namibia porque allí puso el dedo en el mapa.

En la última escena se les ve desayunando, en una pequeña casa en el campo donde cultivan sus alimentos, alrededor de una mesa, los niños hacen los deberes para ir a la escuela, están más cerca de la civilización y del sistema. Ben mira a través de la ventana.


Una gran película que nos hace reflexionar sobre nuestra sociedad, la educación que damos a nuestros hijos, lo complicado que es tomar y acertar con nuestras decisiones, el derecho que tenemos los padres a equivocarnos.