Fences

En los años 50, un padre afroamericano lucha contra los prejuicios raciales mientras trata de sacar adelante a su familia en una serie de eventos fundamentales en su vida para él y para los suyos… Denzel Washington lleva al cine una obra de teatro que ya interpretó en Broadway.

Alerta SPOILER

Haz clic sólo si quieres leer y/o ver el final de "Fences"

Así acabó Fences

Troy (Denzel Washington) es un padre severo en la educación de sus hijos, el mayor fruto de otra relación quiere ser música y le reprocha que no trabaje “verdad”. El joven Cory (Jovan Adepo) quiere tener una beca para la universidad como deportista pero Troy que fue jugador de béisbol dice que los negros no pueden triunfar en los deportes con los blancos.

A mitad de la película descubrimos el secreto del bueno de Troy, el padre de familia trabajador, le cuenta a su mujer Rose (Viola Davis, que lo hace de maravilla) que fruto de una relación extramatrimonial va a volver a ser padre. Seguirán viviendo juntos pero sin relación.

También descubrimos que ha usado la enfermedad mental de su hermano para quedarse con parte de su dinero. El hermano es internado en un hospital psiquiátrico.

Una noche llaman por teléfono y lo atiende Rose. La mujer con la que estaba Troy, Alberta, ha fallecido en el parto, la hija está bien. Troy trae al bebé y le pide a Rose que le ayude a cuidarla. Rose acepta pero le dice que tendrá una nueva hija pero que ya no tiene mujer.

Troy se enfrenta con su hijo Cory y lo echa de su casa. Troy se enfrenta de nuevo a la muerte. Pasan 6 años, Troy ha muerto y en la casa se preparan para su funeral. Cory, que es ahora marine, conoce a su pequeña hermana Raynell (Saniyya Sidney), le dice a su madre que no irá al funeral de su padre, que nunca lo quiso. Rose le dice que su padre todo lo hizo por su bien, debe hacerse un hombre y aceptarlo. La pequeña Raynell canta con Cory la canción del perro Blue que su padre siempre cantaba.

En la última escena el hermano de Troy toca su trompeta y pide a San Pedro que abra sus puertas para su hermano. Se abre un claro en el cielo.


Denzel Whashington ya interpretó en Broadway esta obra de teatro, como película es un poco claustrofóbica. Denzel llena la pantalla con un personaje difícil de empatizar. Lo mejor para mí la escena donde Viola Davis descubre la infidelidad de su marido.