La metamorfosis

Póster del libro La metamorfosis

La metamorfosis (Die Verwandlung, en su título original en alemán) es un relato de Franz Kafka publicado en 1915 que narra la historia de Gregor Samsa, un comerciante de telas que vive con su familia a la que él mantiene con su sueldo, quien un día amanece convertido en un enorme insecto.

En ocasiones el título es traducido como La transformación. Esto se debe a que en cualquier diccionario de alemán, la voz Verwandlung corresponde a “cambio”, “transformación”, “conversión”, “reducción”, “mutación”, y solo como “Metamorfosis” cuando apunta al lenguaje de la mitología clásica. De hecho, la palabra en alemán para denominar Metamorfosis, es Metamorphose, término que registra claramente su equivalencia y que le haría prescindir de la voz Verwandlung para su traslación idiomática. Esto supone además, la existencia de otro sustantivo con valor semántico independiente. Por ello, y además, optar por la palabra metamorfosis podría significar elegir un sustantivo muy concreto y atinente a cierto sector de la literatura, como es en este caso, la griega. De ahí en adelante “pueden cometerse errores hermenéuticos peculiares y sesgados, como valorizar la obra por su carácter de ‘fantástica transmutación’ o ‘suceso extraordinario’, tan propios de las artes escritas en Grecia, pero impropias en la narrativa Kafkiana”.

Fue incluida en la serie Great Books of the 20th Century (“Grandes libros del siglo XX”), publicada por Penguin Books.

Leer online o descargar “La metamorfosis” de Franz Kafka

Alerta SPOILER

Haz clic sólo si quieres leer el final de "La metamorfosis"

Así acabó La metamorfosis

[…] Pero la gran mejoría inmediata de la situación tenía que producirse, naturalmente, con más facilidad con un cambio de piso; ahora querían cambiarse a un piso más pequeño y más barato, pero mejor ubicado y, sobre todo, más práctico que el actual, que había sido escogido por Gregorio. Mientras hablaban así, al señor y a la señora Samsa se les ocurrió casi al mismo tiempo, al ver a su hija cada vez más animada, que en los últimos tiempos, a pesar de las calamidades que habían hecho palidecer sus mejillas, se había convertido en una joven lozana y hermosa.

Tornándose cada vez más silenciosos y entendiéndose casi inconscientemente con las miradas, pensaban que ya llegaba el momento de buscarle un buen marido, y para ellos fue como una confirmación de sus nuevos sueños y buenas intenciones cuando, al final de su viaje, fue la hija quien se levantó primero y estiró su cuerpo joven.

FIN


Al final el bicho muere solo, sin un poco de compasión por parte de aquellos que él amaba.

– Final aportado por Sandy González

Comenta este final