El día de los tramposos

Érase una vez, que había un hombre torcido. Cuando él era bueno, era muy, muy bueno. Y cuando estaba mal, era un asesino...
Póster de la película El día de los tramposos

Año 1883. Un grupo de condenados ingresa en la prisión federal de Arizona. Entre ellos está Paris Pitman (Kirk Douglas), un hombre que ha enterrado un botín de medio millón de dólares en el desierto y vive con la obsesión de fugarse para recuperarlos. Con este fin trata de convencer a varios presos para que lo secunden y, al mismo tiempo, intenta ganarse la confianza del nuevo alcaide (Henry Fonda).

Alerta SPOILER

Haz clic sólo si quieres leer y/o ver el final de "El día de los tramposos"

Así acabó El día de los tramposos

  1. Al final se monta un lio en el almuerzo inauguración, tratando todos de escapar por explosiones programadas con polvora. Muchos son abatidos por los guardias. Douglas elimina a sus compañeros de fuga y escapa. H. Fonda cae herido pero sobrevive. Va en busca de Douglas, que queria recoger el dinero de un robo. Douglas llega al escondite (donde hay serpientes). Mata todas, pero al abrir un saco, queda una que lo muerde y lo mata. Fonda llega y lo ve muerto y se lleva el dinero. Al llegar a la prisión, se da la vuelta y se marcha a México. “…y fue feliz el resto de su vida.”.Fin.