La conversación

Harry Caul es un invasor de la privacidad. El mejor en el negocio.
Póster de la película La conversación

Harry Paul, un detective cuyo prestigio como especialista en vigilancia y en sistemas de seguridad es reconocido por sus colegas en todo el país, recibe el encargo por parte de un magnate de investigar a su joven esposa. Deberá escuchar sus conversaciones con un empleado del marido, del que ella parece estar enamorada. La misión, para un experto de su categoría, resulta a primera vista inexplicable, ya que la pareja no ofrece ningún interés fuera de lo corriente. Sin embargo, cuando Harry da por finalizado su trabajo, advierte que algo extraño se oculta tras la banalidad que ha estado investigando, ya que su cliente se niega a identificarse, utilizando siempre intermediarios.

Alerta SPOILER

Haz clic sólo si quieres leer y/o ver el final de "La conversación"

Así acabó La conversación

  1. Imagino que si lees esto es porque no has aguantado las casi dos horas de fuera de olla de Coppola. El triste de Gene Hackman cree que la pareja que ha espiado va a ser asesinada. El encargo es de Robert Duvall, un empresario poderoso que confirma su sospecha de que su mujer le es infiel.

    Hackman va al hotel donde va a ocurrir el crimen pero no puede impedirlo. Cuando va a rendir cuentas a Robert Duvall descubre que no es la mujer la que ha muerto, es Robert Duvall, la mujer y su amante así lo habían planeado.

    De vuelta a su solitario y triste apartamento recibe una llamada diciéndole que no se meta, que escuchan todo lo que dicen. El paranoico espía Hackman se ve espiado y destroza su piso sin éxito en busca de un micrófono.

    FIN