Los abrazos rotos

Póster de la película Los abrazos rotos

En 1994, Mateo Blanco (Lluís Homar) es un director de cine que, en un trágico accidente, pierde la vista y lo mejor de su existencia. Desde la oscuridad y desde su voluntaria amnesia, Mateo comienza una nueva vida en la que no cabe el pasado. El enlace entre el hoy y el ayer es Judith García (Blanca Portillo), su antigua directora de producción. Pero la memoria es implacable y, 14 años más tarde, los amores (Lena/Penélope Cruz), las traiciones y la fatalidad se imponen frente al olvido.

Alerta SPOILER

Haz clic sólo si quieres leer y/o ver el final de "Los abrazos rotos"

Así acabó Los abrazos rotos

Judit confiesa a su hijo Diego que su padre es Mateo aunque él no lo sabe. También confiesa que cuando desaparecieron la venganza de Ernesto fue estrenar un montaje de la película con las peores escenas. El hijo de Ernesto nada tuvo que ver con el accidente, de hecho, fue el primero en socorrerles.

Mateo decide al final de la película montar de nuevo la película, “Las películas hay que terminarlas aunque sea a ciegas”. Judit y Diego le animan a hacerlo.

Los abrazos rotos - 0 - elfinalde