Sin rastro

Póster de la película Sin rastro

Jill Parrish llega un día a su casa después de trabajar un turno de noche y descubre que su hermana, Molly, ha sido secuestrada. Jill, que ya tiene experiencia en esa materia, tras haber logrado escapar de las garras de un asesino en serie que la secuestró un año antes, está convencida de que se trata del mismo individuo. La policía cree que Jill está loca, por lo que no se muestran muy dispuestos a malgastar sus recursos para ayudarla. Al temerse que Molly pueda estar muerta para la puesta de sol, Jill decide emprender por su cuenta una persecución para encontrar al asesino, sacar a la luz sus secretos y salvar a su hermana.

Alerta SPOILER

Haz clic sólo si quieres leer y/o ver el final de "Sin rastro"

Así acabó Sin rastro

    • Aunque nadie la cree, Jill consigue encontrar al asesino en serie que la secuestró a ella y ahora ha secuestrado a su hermana. Lucha con él dentro del hoyo donde dejó morir a varias chicas secuestradas. Y consigue matarlo, quemándolo en ese mismo hoyo.
      Luego, vuelve a casa con su hermana, la única persona que sabe la verdad. La Policía ha creído todo el tiempo que estaba loca, así que no les cuenta nada de lo ocurrido. Lo único que hace es enviarles anónimamente una carta con fotos de chicas atadas y amordazadas en un hoyo (fotos que el asesino tenía en su guarida), así como un plano con una cruz marcando el escondrijo del secuestrador asesino. Y así acaba la peli.