Todos lo saben

Una familia. Un secuestro. Un misterio.
Póster de la película Todos lo saben

Laura viaja con su familia desde Buenos Aires a su pueblo natal, en España, para asistir a la boda de su hermana. Lo que iba a ser una breve visita familiar se verá trastocada por unos acontecimientos imprevistos, que sacudirán las vidas de los implicados.

Alerta SPOILER

Haz clic sólo si quieres leer y/o ver el final de "Todos lo saben"

Así acabó Todos lo saben

Laura (Penélope Cruz) ha venido desde Argentina con sus dos hijos a su pueblo natal para asistir a la boda de su hermana Ana (Inma Cuesta). En la boda desaparece su hija Irene (Carla Campra). La secuestran y piden un rescate.

Como en casi todas las películas de suspense el guión hace que vayamos cambiando de sospechoso. El secreto al que hace referencia el título “Todos lo saben” es que Irene es hija de Paco (Javier Bardem). Paco y Laura tuvieron una historia de jóvenes y en una visita de Laura quedó embarazada. Cuando Laura volvió a Argentina quiso abortar pero su pareja Alejandro (Ricardo Darín) que estaba con graves problemas de alcoholismo la convenció para criar a esa hija juntos y nunca desvelar el secreto. En el pueblo sabían la relación entre Paco y Laura y cuando ella volvía veían en Irene gestos que recordaban a Paco, de ahí las sospechas. El único que no lo sabe es el propio Paco y su pareja Bea.

Laura está desesperada porque no consigue el dinero. La única opción es Paco que puede vender sus tierras que ella mismo le vendió a muy buen precio porque necesitaba el dinero. Para convencerlo le dice la verdad a Paco sobre Irene, que es su hija.

Los secuestradores son tres jóvenes: Luis (Jaime Lorente), Gabriel (Paco Pastor Gómez) y su pareja Rocío (Sara Sálamo), la sobrina de Laura e hija de Mariana (Elvira Mínguez) y Fernando (Eduard Fernández). Una resolución bastante simple a mi parecer dado la poca presencia de los tres en la película.

Mariana sospecha de su hija Rocío al verla volver muy tarde y llena de barro pero no cuenta nada a nadie.

Paco vende la finca, paga el rescate y recupera a Irene. Se la entrega a Laura y a Alejandro que le dan las gracias. Paco vuelve a su casa donde reposa tranquilo, parece que Bea se ha marchado.

Laura, Alejandro y sus hijos preparan las cosas para volver a Argentina. En el coche Irene le pregunta a Alejandro porqué ha sido Paco el que fue a recuperarla. No vemos a Alejandro responderle.

En la última escena en la plaza del pueblo Mariana, que confirmó sus sospechas al ver los zapatos manchados de barro de Irene, le pide a su marido que se siente, supuestamente para contarle lo de su hija que entendemos será un secreto que quedará entre ellos.