Winchester: La casa que construyeron los espíritus

La Maldición de la casa Winchester
Póster de la película Winchester: La casa que construyeron los espíritus

A finales del siglo XIX, después de la trágica muerte de su marido y su hijo, Sarah construye una casa-fortaleza (la Mansión Winchester, conocida como la mansión más misteriosa del mundo) con un objetivo: mantener a raya a los espíritus de las personas fallecidas por un rifle Winchester, que, según dice, la visitan con demasiada frecuencia. Eric Price (Jason Clarke) llega allí con el objetivo de psicoanalizar a la señora Winchester, descubriendo que los fantasmas que la atormentan pueden no ser producto de su locura…

WINCHESTER, TRÁILER EN ESPAÑOL

Alerta SPOILER

Haz clic sólo si quieres leer y/o ver el final de "Winchester: La casa que construyeron los espíritus"

Así acabó Winchester: La casa que construyeron los espíritus

  1. Sarah Winchester tiene a obreros de la construcción trabajando las 24 horas del día en habitaciones que le “enseñan” los espíritus. Una vez las tiene hechas, los espíritus se comunican con más fuerza, ella les pide perdón y ellos descansan, se desmonta la habitación y se hace otra nueva. Si los espíritus no consiguen la paz se sellan las habitaciones. Cuando el médico llega a la mansión hay un fantasma en especial que quiere matar a todos los Winchester y es capaz de poseer incluso a las personas. El médico ve esas posesiones y apariciones y ayuda a Sarah a deshacerse de ese espíritu. Además, la declara competente, con lo que ella puede continuar realizando esa expiación.