Yo soy la justicia

Póster de la película Yo soy la justicia

Después de varios años, el arquitecto Paul Kersey ha conseguido superar el asesinato de su mujer y llevar una vida tranquila en las afueras de Nueva York. Pero cuando su hija sea también raptada y asesinada, Paul volverá a empuñar su pistola para tomarse la justicia por cuenta propia. Secuela de la exitosa “El justiciero de la ciudad” en la que Charles Bronson interpretó por segunda vez el papel que marcaría la última etapa de su carrera. No presenta ninguna novedad con respecto al título precedente (el director vuelve a ser el eficaz Michael Winner), excepto la presencia de Jill Ireland, esposa de Bronson en la vida real e inevitable en la mayoría de sus películas, hasta su muerte a causa de un cáncer de pecho.

Alerta SPOILER

Haz clic sólo si quieres leer y/o ver el final de "Yo soy la justicia"

Así acabó Yo soy la justicia

Paul Kersey (Charles Bronson) planea matar al último de los asesinos de su hija haciéndose pasar por médico. Para tener su coartada le pide a Geri en matrimonio.

Paul termina su venganza electrocutando al bestia que está internando. Se piensa detenido pero el guardia de seguridad le deja marcharse.

Llegará tarde a su casa, Geri ha descubierto que es efectivamente un asesino de delincuentes, ha visto una copia del pase de médico falso en el suelo. Geri, interpretada por Jill Ireland esposa de Charles Bronson en la vida real, le dejará el anillo y se marchará.

Paul seguirá teniendo una doble vida, de día arquitecto y de noche justiciero.