El Lute II: Mañana seré libre

Póster de la película El Lute II: Mañana seré libre

Tras tres años en el penal del Puerto de Santa María, El Lute aprovecha las fiestas de Navidad y escapa de la prisión para reencontrarse con su familia e iniciar un recorrido por Andalucía con la Guardia Civil en los talones. El Lute lucha denodadamente por su vida y su libertad; su sueño de vivir como los payos es tan fuerte que nada puede detenerlo.

El Lute II: Mañana seré libre

Alerta SPOILER

Haz clic sólo si quieres leer y/o ver el final de "El Lute II: Mañana seré libre"

Así acabó El Lute II: Mañana seré libre

En esta segunda parte se recogen varios años en los que estuvo prófugo el Lute, desde que se escapa de la prisión de El Puerto de Santa María hasta que es detenido en Sevilla.

En esos años convive con sus hermanos y sus hijos, roba un banco, vive como un señorito en una casa con vistas a la Alhambra y se casa con Frasquita, una gitana.

Tras la boda la Guardia Civil le sigue los pasos, supuestamente algún gitano se ha ido de la lengua porque al Lute no parece gustarle su cultura. Su hermana y cuñada huyen con los niños pero son detenidas.

El resto logra mantenerse oculto en Sevilla hasta que el Lolo desesperado por ver a su mujer se va, el Lute le sigue y aparecen decenas de policías de paisano que le apresan. El Lolo resulta herido de muerte en el forcejeo.

Termina la película con el traslado del Lute, comparado al de un primer ministro. Pide que paren para orinar. Al principio se niegan a quitarle las esposas pero luego ceden.

La película acaba con el medio plano de el Lute orinando en pausa.

Permanecería en prisión varios años más después de la muerte de Franco.

En 1981 será indultado por el gobierno y quedará para siempre en libertad.