Con la magia en los zapatos

Póster de la película Con la magia en los zapatos

El filme, protagonizado por Adam Sandler (Niños grandes 2), cuenta la historia de un hombre que se gana la vida reparando zapatos que tiene una habilidad excepcional: es capaz de meterse metafísicamente en las vidas de aquellas personas a las que ha arreglado el calzado.

Alerta SPOILER

Haz clic sólo si quieres leer y/o ver el final de "Con la magia en los zapatos"

Así acabó Con la magia en los zapatos

Adam Sandler es un zapatero con una vida anodida hasta que encuentra una máquina heredada de su padre. Cuando arregla un zapato con esa máquina y se los calza se convierte en el dueño de esos zapatos.

Vive con su madre que tiene un deseo, cenar con su padre que les abandonó, se pone los zapatos de su padre y convierte el deseo de su madre en realidad pero a la mañana siguiente se la encuentra muerta en su cama.

Uno de sus clientes es un mafioso y cuando busca vengarse lo mata accidentalmente con un tacón y decide no seguir con este peligroso juego.

Antes de retirarse ayuda a desenmascarar a Ellen Barkin que quiere desalojar a un viejecito a las malas.

Al final de la peli el barbero amigo de su padre y vecino de negocio le salva de unos mafiosos y le termina contando que realmente él es su padre (Dustin Hoffman), que tuvo que desaparecer porque su vida corría peligro pero siempre se mantuvo al lado, le enseña una habitación con zapatos etiquetados heredados de su abuelo y padre y le explica que tienen un poder al mismo tiempo que una responsabilidad.