Perdona bonita, pero Lucas me quería a mí

Póster de la película Perdona bonita, pero Lucas me quería a mí

Hasta que Lucas apareció en sus vidas, Dani, Carlos y Toni llevaban una existencia tranquila y sin grandes preocupaciones. Compartían casi todo: la casa, los quehaceres domésticos, los perros, sus tendencias homosexuales y las deudas. Fueron estas las que les obligaron a alquilar uno de los dormitorios de su piso. Entonces apareció Lucas, con su pelo largo, su encantadora sonrisa, y su cuerpo musculoso para cambiar por completo la vida y el destino de sus enamorados caseros. Lucas aparece muerto pero… ¿quién lo ha matado? Todos tenían razones para hacerlo, o tal vez ninguno.

Perdona bonita, pero Lucas me quería a mí - 0 - elfinalde

Alerta SPOILER

Haz clic sólo si quieres leer y/o ver el final de "Perdona bonita, pero Lucas me quería a mí"

Así acabó Perdona bonita, pero Lucas me quería a mí

  1. Los tres amigos encuentran el cadáver de Lucas en el piso y mientras discuten qué van a hacer se presenta la asistenta, Juliana. Le piden a esta que llame a la comisaria, haciéndose pasar por escritora para sonsacar a la policía qué les podría pasar por encontrar un muerto en su piso. La inspectora que recibe la llamada, Clara, no se cree nada de la conversación telefónica y junto a su compañera Mª Carmen, van al piso a investigar.
    Resulta que Clara era la antigua novia de Lucas del que no sabía nada desde hacia varios meses cuando desapareció sin dar más explicaciones.
    En el interrogatorio cada uno de los habitantes de la casa va dando su versión de la vida con Lucas. Cada uno cree que Lucas estaba enamorado de él pero lo que en realidad se va viendo es que Lucas tenía más cara que espalda y que todos le dejaban hacer lo que quería porque estaban obnubilados.
    Con todos los secretos al descubierto deciden encubrirse unos a otros y cada cual se va por su lado para crearse una coartada. Pero Lucas tenía una última amante, Estrella, una cantante casada con Miguel, que actúa en el bar donde trabaja Toni. Y justo antes de los títulos de crédito podemos intuir que el verdadero asesino ha sido Miguel vengándose de los “cuernos”.