12 hombres sin piedad

Póster de la película 12 hombres sin piedad

Tras escuchar todos los testimonios y valorar las pruebas presentadas, un jurado popular compuesto por doce hombres tiene que decidir, por unanimidad, si absuelve o condena a muerte a un joven acusado de haber matado a su padre. Al principio, once están completamente convencidos de su culpabilidad y se inclinan por la condena, pero el que discrepa empieza a plantear dudas razonables que, poco a poco, van resquebrajando la inicial seguridad de los demás. Alabadísimo debut cinematográfico de Sidney Lumet.

Alerta SPOILER

Haz clic sólo si quieres leer y/o ver el final de "12 hombres sin piedad"

Así acabó 12 hombres sin piedad

  1. A las dudas razonables que plantea el jurado número ocho se van uniendo las que comparte el resto de miembros del jurado, que poco a poco van cambiando de postura. Dudas planteadas por la posibilidad de que el acusado perdiera su navaja; la duda de que un testigo, un hombre anciano con cierta cojera, pudiera ir corriendo para ver al asesino; o la posibilidad de que otra testigo no pudiera verlo bien al no llevar las gafas puestas en la cama.
    Finalmente, al no estar completamente convencidos de su culpabilidad, pesa más el no querer condenar a muerte a un chico inocente que la impresión inicial, los perjuicios y las predisposiciones de los miembros del jurado, y llegan al veredicto de no culpable.