Que Dios nos perdone

Póster de la película Que Dios nos perdone

Dos inspectores de policía con personalidades muy opuestas habrán de iniciar la búsqueda contrarreloj de un asesino en serie en Madrid del año 2011. Con un calor arrollador, en plena crisis económica, con manifestaciones del 15-M y encima con la portentosa visita del Papa Benedicto XVI durante la Jornada Mundial de la Juventud

Premio Goya a Roberto Álamo como mejor actor protagonista.

Que Dios nos perdone - 0 - elfinalde

Alerta SPOILER

Haz clic sólo si quieres leer y/o ver el final de "Que Dios nos perdone"

Así acabó Que Dios nos perdone

  1. Velarde y Alfaro son dos compañeros policías que buscan a un asesino en serie y violador de ancianas. Alfaro a pesar de un buen policía tiene problemas y es muy violento. Tras una persecución del asesino echan a Alfaro del cuerpo y a Velarde lo ponen a hacer escuchas. Alfaro descubre la infidelidad de su mujer y acaba hundido en peleas y alcohol. Velarde comienza una relación con la limpiadora de su bloque.

    Los otros dos policías de homicidios con quien Alfaro se lleva fatal son los encargados de un nuevo caso del asesino en serie y piden la ayuda de sus dos ex-compañeros. Alfaro se ha rehabilitado y acude al piso de la anciana. El asesino también estaba en el piso porque había perdido allí una medalla. Alfaro la encuentra y se la guarda en el bolsillo. El asesino se topa con Alfaro y le asesta un golpe mortal en la cabeza, él huye por el balcón sin haber recuperado la medalla.

    Velarde se hace con la medalla entre los objetos personales de su compañero fallecido. Es una medalla de la comunión. Va a la iglesia y descubre su identidad. En la casa del asesino se encuentran con la asistenta y su madre muerta. Él no está. Velarde dice que a su madre no la violó, que la mató para no dejarla sola.

    Pasan 3 años y vemos al asesino, Andrés, en otra ciudad con el aspecto cambiado y con una cojera del salto del balcón. Bajo la lluvia, en el coche de empresa se come un bocata. Aparece Velarde, le pide que le lleve en su coche al centro, hablan de su tartamudez, dice que un médico le dijo que se le quitaría y que tuvo una novia que decía que no le importaba aunque él sabía que sí.

    Velarde le hace saber que sabe quién es y comienzan a forcejear, Velarde le da una impresionante paliza y lo mete en la parte de atrás. Él se sube al asiento del conductor y pone cara de satisfacción. A mitad de la película Alfaro y Velarde hablaron de qué harían con el asesino si lo encontraran. Se intuye que Alfaro hubiese hecho lo que Velarde, matarlo a golpes.

    FIN

Reparto