El orfanato

Un cuento de amor. Una historia de terror.
Póster de la película El orfanato

Laura regresa con su familia al orfanato en el que creció de niña, con la intenció de abrir una residencia para niños discapacitados. El nuevo entorno despierta la imaginació de su hijo, que comienza a dejarse llevar por juegos de fantasía cada vez más intensos. Éstos van inquietando a Laura cada vez más, hasta el punto en el que llega a pensar que hay algo en la casa que está amenazando a su familia. A ella le ocurre algo extraordinario y, a pesar de que es una mujer con unos principios muy claros, su universo se tambalea poniendo en duda todo aquello en lo que creía…

Alerta SPOILER

Haz clic sólo si quieres leer y/o ver el final de "El orfanato"

Así acabó El orfanato

  1. Carlos abandona el orfanato y Laura le pide que le dé dos días de plazo para despedirse del lugar. Una vez sola en el lugar, Laura recrea la disposición original del orfanato e intenta ponerse en contacto con los fantasmas de los niños mediante sus juegos. Laura empieza a creer y acaba viendo a los espíritus de sus amigos. Los fantasmas le conducen a una puerta oculta dentro de un armario bajo la escalera: «la casita de Tomás». Esta puerta conduce a un espacio del sótano en el que Benigna y el resto de los dirigentes del orfanato mantenían oculto a Tomás. Laura encuentra a Simón acurrucado y habla con él. El niño le pide que se quede jugando con él y sus amigos, pero Laura le abraza y le pide que cierre muy fuerte los ojos hasta que salgan de allí. Ella misma los cierra, deseando que toda esa pesadilla termine inmediatamente. Pero, al abrir los ojos, Laura se descubre con una manta vacía en las manos y, a su espalda, el cadáver de su hijo con la máscara de Tomás aún puesta.

    Descubre al fin qué ocurrió con su hijo: tras la discusión con su madre el día de la inauguración, Simón se dirigió a la «casita de Tomás» y su madre, buscándole, bloqueó la puerta sin querer. El niño provocaba los ruidos, pidiendo auxilio, que ella escuchaba por las noches. El niño provocó el gran estruendo que ella escuchó al caer por las escaleras y morir. Laura, en estado de shock, decide suicidarse tragando varios puñados de pastillas y con el cadáver de su hijo en brazos. Antes de morir, pide estar con Simón otra vez como premio por haber terminado el juego del tesoro. Cuando abre los ojos, Simón está allí con ella para pedirle que se quede en el orfanato para cuidar del resto de niños y de él mismo. El espíritu de Laura, después de ser reconocida por los espíritus de sus amigos, acepta.

    Tiempo después, su marido acude al orfanato para visitar el memorial para su mujer, su hijo y el resto de niños difuntos. Visita las habitaciones y encuentra en el suelo el medallón de San Antonio, buscador de artículos perdidos, que él había entregado a Laura algún tiempo atrás. En ese momento, Carlos oye la puerta del dormitorio abriéndose y, finalmente, al levantar la vista, sonríe.

Reparto