El sacrificio de un ciervo sagrado

Póster de la película El sacrificio de un ciervo sagrado

Steven es un eminente cirujano casado con Anna, una respetada oftalmóloga. Viven felices junto a sus dos hijos, Kim y Bob. Cuando Steven entabla amistad con Martin, un chico de dieciséis años huérfano de padre, a quien decide proteger, los acontecimientos dan un giro siniestro. Steven tendrá que escoger entre cometer un impactante sacrificio o arriesgarse a perderlo todo.

Alerta SPOILER

Haz clic sólo si quieres leer y/o ver el final de "El sacrificio de un ciervo sagrado"

Así acabó El sacrificio de un ciervo sagrado

Tras la estupenda Langosta el director griego Yorgos Lanthimos nos deja una tragedia griega contenida en un thriller que va poseyendo al espectador, lástima que el final al menos a mí me supo a poco.

La película comienza con una extraña relación. El cirujano Steven (Colin Farrel) se ve a menudo con Martin (Barry Keoghan), el hijo de uno de sus pacientes que murió en la mesa del quirófano.  Todo indica que Steven intenta cuidar a este chico que quedó huérfano y llega a invitarlo a conocer a su familia. El chico cada vez demanda más atención llegando a proponerle a Steven que tenga relaciones con su viuda madre. Steven empieza a asustarse y le va dando de lado. Hasta aquí nada del universo surrealista o distópico de Yorgos.

Un día Bob, el hijo menor de Steven, no puede mover las piernas, lo ingresan y le hacen todas las pruebas sin detectar nada. En el hospital Martin visita a Bob, llegan sus padres y Martin le pide verse con Steven en la cafetería y !boom!

El sacrificio de un ciervo sagrado - 0 - elfinalde

Resentido por los desplantes de Steven le dice del tirón el dilema moral que plantea la película:

Toda su familia morirá si él no mata antes a uno de ellos, empezarán no sintiendo las piernas, luego dejarán de comer, le sangrarán los ojos y en horas habrán muerto.”

Steven desesperado al no ver un diagnóstico médico se lo cuenta a su mujer Anna (Nicole Kidman) aunque sin darle todavía credibilidad. Su hija Kim es también ingresada con los mismos síntomas, no puede mover las piernas. Estando Anna en la habitación del hospital con sus hijos Kim recibe una llamada de Martin, de repente Kim es capaz de andar hasta la ventana para luego volver a acostarse sin posibilidad de mover las piernas de nuevo.

El hospital les pide que se los lleven a casa, no pueden hacer nada. Anna irá a hablar con Martin, le pide clemencia pero Martin le dice que su padre murió por culpa de Steven y que el que tenga que matar a alguien de su propia familia es lo más cercano que él encuentra a la justicia.

Anna sabrá a través del anestesista que su marido tuvo la culpa de la muerte de ese hombre por haber bebido antes de la operación. Para lograr esa información Anna masturba al anestesista.

Steven secuestra a Martin, le tortura y le deja en el sótano.  Anna y Kim le implora, es inútil, Martin no cambia de idea. Anna le libera y le deja marchar.

Bob empieza a sangrar por los ojos, le quedan horas así que Steven sólo ve una solución. Sienta en el salón en triángulo a sus dos hijos y a su mujer, les venda los ojos y les amarra. Steven, escopeta en mano se tapa la cara y da vueltas sobre sí mismo hasta disparar, tras varios disparos fallidos mata a Bob.

En la siguiente y última escena Steven, Anna y Kim están en un restaurante, sanos. En la barra está Martin que cruza la mirada con Kim. Steven, Anna y Kim se marchan, esta última andando y volviendo la vista hacia el extraño Martin.

Como decía al principio la escena del restaurante me supo a poco, no hacía falta una explicación pero tampoco un final insulso. Quizás hubiera sido más interesante que acabara con el sonido del disparo, sin que hubiésemos sabido quién murió. ¿Qué pensáis? ¿Os gustó el final?

Reparto