El tercer hombre

Póster de la película El tercer hombre

Orson Welles es Harry Lime y Joseph Cotten actúa como su amigo de la infancia, Holly Martins, en este clásico thriller de Graham Greene, dirigido por Carol Reed. Martins busca a Lime en la caótica postguerra de Viena, y se encuentra así mismo metido en un entorno de amores, decepción y asesinatos.

Alerta SPOILER

Haz clic sólo si quieres leer y/o ver el final de "El tercer hombre"

Así acabó El tercer hombre

  1. Holly Martins es un escritor que va a Viena a ver su amigo Harry Lime pero éste ha muerto, ha sido atropellado. Anna, la novia rusa de Harry y Martins investigan la misteriosa muerte, parece más un asesinato.

    El mayor Calloway sin embargo les da otra visión de Harry, les cuenta que lo estaban buscando por contrabando. Anna y Martins no le creen.

    Martins cree que le están siguiendo uno de los amigos sospechosos corruptos de Harry pero resulta que es el mismo Harry, no ha muerto, está escondido huyendo de la justicia en la parte rusa.

    El mayor Calloway descubre que el muerto no es Harry sino un testigo al que había dado por desaparecido. Le explica con detalle a Martins todas las pruebas que tiene contra su amigo, que no era un simple contrabandista, que ha jugado con la salud y la vida de muchos niños.

    Martins se convence entonces de que su amigo no es trigo limpio. Va a verlo a la parte rusa. Harry le dice que no tienen más pruebas que las deél pero Martins le dice que ya saben que está vivo. Le intenta convencer de que se una a él en sus fechorías, que le ponga precio.

    Martins se ha enamorado de Anna, quieren deportarla a Rusia, ella odia al mayor Calloway. Anna convence a Martins para que no traicione a su amigo pero antes de marcharse Calloway le lleva a un hospital donde están los niños a los que ha perjudicado Harry. Martins accede a entregar a Harry a cambio de no entregar a Anna a los rusos.

    Harry aparece pero es alarmado por Anna, huye por los túneles y acaba abatido a tiros por Calloway. Harry va malherido reptando hasta la salida. Martins lo encañona dubitativo, Harry le mira y asiente y se oye un disparo.

    En la última escena entierran a Harry, sólo están Anna, Martins y Calloway. Calloway se dispone a llevar en coche a Martins al aeropuerto pero Martins le pide bajarse para intentar una vez que Anna le perdone. Calloway le dice que es una pérdida de tiempo y Martins responde que siempre le gustó perder el tiempo.

    Martins apoyado en un coche espera que venga andando Anna mientras caen las hojas de los árboles. Anna pasa por su lado, ni le mira y sigue su camino.

    FIN

    Dicen que este último plano secuencia es uno de los mejores finales de la historia del cine. Inolvidable sin duda el paseo de Anna por el cementerio y la espera pasiva de Joseph Cotten. Peliculón.