Un hombre llamado Ove

Póster de la película Un hombre llamado Ove

A Man Called Ove cuenta la historia de un viejo gruñón (Lassgård) que ha perdido la fe en todo el mundo, incluido en él mismo, hasta que su visión negativa es puesta a prueba por una familia que se muda a la casa de al lado…

Alerta SPOILER

Haz clic sólo si quieres leer y/o ver el final de "Un hombre llamado Ove"

Así acabó Un hombre llamado Ove

Ove, interpretado magníficamente por Rolf Lassgård, es un viejo gruñón que intenta suicidarse para reunirse con su esposa Sonja recién fallecida. En cada intento fallido de suicidio recuerda una parte de su vida.

Su madre murió cuando era niño, su padre, quien le enseñó a ser honesto, murió atropellado por un tren cuando era joven. Solo conoció por casualidad a su mujer, Snjia le animó a estudiar, se casaron y en un viaje con ella embarazada tuvieron un accidente de autobús. Perdió el bebé y ella quedó paralítica. Nadie quería contratarla como profesora por ser discapacitada pero al final lo consigue gracias a la testarudez de Ove. Vivieron felices hasta que Snjia muere de cáncer 6 meses antes de que conozcamos a Ove.

El carácter agrio de Ove se va limando gracias a una nueva vecina, Parvaneh, embarazada y con dos niños, Su relación hará que Ove se abra.

Salva a un chico que cae a las vías del tren.

Impide que la empresa de sanidad privada, los de la camisa blanca, se aprovechen de su vecino Ruen, con quien vuelve a entablar amistad.

Ayuda a un chico homosexual y adopta al gatito que rondaba su casa.

Ove tiene un desfallecimiento. En el hospital le diagnostican que tiene un “corazón grande”. Parvaneh le hace gracia el doble sentido.

Es invierno, a Parvaneh le extraña que Ove no esté de ronda y lo encuentra en su cama muerto con el gato a su lado. Ha muerto tranquilo.

En la última escena todos sus amigos y vecinos le velan y la hija de Parvaneh entra la última asegurándose de que la valla está cerrada para que no circule ningún coche.