La Favorita

Póster de la película La Favorita

Principios del siglo XVIII. Inglaterra está en guerra con los franceses. Una reina debilitada, Anne (Olivia Colman), ocupa el trono y su amiga Lady Sarah (Rachel Weisz) gobierna el país en su ausencia, debido a su estado de salud y a su carácter inestable. Cuando una nueva sirvienta aparece, Abigail (Emma Stone), su encanto seduce a Sarah. Sarah ayuda a Abigail y ésta ve una oportunidad para regresar a sus raíces aristocráticas. Como la política ocupa gran parte del tiempo de Sarah, Abigail empieza a acompañar con más frecuencia a la Reina. Desarrollarán una amistad que Abigail aprovechará para saciar sus ambiciones.

Alerta SPOILER

Haz clic sólo si quieres leer y/o ver el final de "La Favorita"

Así acabó La Favorita

Abigail va poco a poco intentando tomar el lugar de Sarah. La amistad con la reina Anne se vuelve sexual. Sarah intenta impedirlo pero Abigail la envenena. Antes de que el efecto del veneno surta efecto Sarah sale a pasear con su caballo, cae del caballo y es arrastrada por él. Anne que cree que ha sido abandonada por Sarah se acerca más a Abigail que logra retomar su estatus casándose con un barón de la corte de Anne.

Tras varios días Sarah aparece en un burdel. A su regreso exige a Anne que se deshaga de Abigail o difundirá las cartas que cuentan su relación sexual. Anne no se deja chantajear y la expulsa de la corte. Sarah no puede llevar a cabo sus amenazas, quema voluntariamente toda la correspondencia.

Abigail teme el regreso y la venganza de Sarah, la acusa de haber estando robando dinero junto a su marido. Anne espera una carta de Sarah que nunca llega al ser interceptada por Abigail. Harta de esperar Anne manda a Sarah y a su esposo al exilio.

Abigail victoriosa se comporta de forma obscena llenando su ego igual que en su día hiciera Sarah. Anne la odia por lo que hizo con Sarah, ya ha descubierto a la verdadera y manipuladora Abigail.

En la última escena Anne pide a Abigail que le masajee las piernas y desde una posición de poder la humilla agarrándola del cabello. Le hace ver que Abigail sigue siendo la sirvienta de la reina.