La gran apuesta

Esta es una historia real.
Póster de la película La gran apuesta

Cuando cuatro tipos fuera del sistema descubren que los grandes bancos, los medios de comunicación y el gobierno se niegan a reconocer el colapso de la economía, tienen una idea: “La Gran Apuesta”… pero sus inversiones de riesgo les conducen al lado oscuro de la banca moderna, donde deben poner en duda todo y a todos… Adaptación del libro “La gran apuesta” de Michael Lewis, que reflexiona sobre la quiebra del sector inmobiliario norteamericano que originó la crisis económica mundial en 2008.

Alerta SPOILER

Haz clic sólo si quieres leer y/o ver el final de "La gran apuesta"

Así acabó La gran apuesta

Los protagonistas son los únicos que vieron que la crisis iba a llegar, el sistema, los bancos rechazaban verla y ellos deciden sacar tajada y apostar.

Al final la crisis llega y todos los que apostaron deben vender.

Ben Rickert (Brad Pitt) vende desde un pub inglés la inversión de los dos jóvenes Charlie Geller y Jamie Chipley, ellos le preguntan porqué les ayudó y Ben les dice que les ha hacho ricos porque era lo que ellos querían, hacerse ricos.

The.Big.Short.2015-brad-pitt

Michael Burry (Christian Bale) se le ve sólo en su oficina, nadie confió en él. Manda un email a su jefe diciéndole que le deposita unas ganancias de casi 500 millones de dólares, firma “De nada”. Recibió muchas denuncias de sus clientes. Cuando llegó la crisis siguió comprando cuando los valores estaban por los suelos.

Sólo Mark Baum (Steve Carell) tiene un dilema moral, odia al sistema fraudulento que hizo que su hermano se suicidara, si vende se lucrará con él como todos y formará parte del sistema. En la última escena cede y vende.

The.Big.Short.2015

En los créditos finales se cuenta que Mark mejoró su humor y nunca le dijo a nadie “Te lo dije”.

Los dos jóvenes Charlie Geller y Jamie Chipley intentaron denunciar a las agencias calificadoras pero se rieron de ellos en los despachos de abogados. Ben Rickert vive en un gran huerto con muchas semillas.

Michael Burry contactó con el gobierno para explicarles cómo supo con antelación la crisis que se avecinaba, nadie quiso entrevistarle excepto el FBI. Hoy sigue haciendo pequeñas inversiones en un sólo producto: el agua.

Cierra diciendo que con un cambio de nombre hoy se sigue vendiendo el mismo producto financiero.