La princesa prometida

Otra historia inolvidable
Póster de la película La princesa prometida

La bella Buttercup vive en una granja del país llamado Florin. Le gusta abusar de Westley, su mozo de caballerizas, pidiéndole que le realice trabajos para ella. Él solo le contesta “Como desees”. Buttercup se va dando cuenta que estas palabras realmente significan Te quiero y le responde a su amor.Westley se marcha a hacer fortuna para poder casarse con ella, prometiendo volver, pero su barco es atacado por el temible pirata Roberts, que es famoso por no hacer prisioneros. Dando por hecha su muerte, Buttercup finalmente acepta casarse con el príncipe Humperdinck, heredero del trono de Florin.

Alerta SPOILER

Haz clic sólo si quieres leer y/o ver el final de "La princesa prometida"

Así acabó La princesa prometida

  1. Días antes de la boda raptan a Buttercup. Los bandidos son Iñigo Montoya, Fezzik y Vizzini, un espadachín, un forzudo y la cabeza pensante del grupo. Cuando están intentando huir con la princesa un barco comienza a perseguirles. Es el pirata Robert que intenta salvar a Buttercup. Primero lucha con Iñigo y le vence, después con Fezzik, con el mismo resultado y, finalmente, hay una lucha de ingenio con Vizzini. Éste muere al tomar una copa con veneno. Buttercup se resiste a ir con el pirata Robert porque es quien mató a Westley, su amor, pero mientras van huyendo el pirata le confiesa a Buttercup que él es Westley.
    Por su parte el príncipe Humperdinck va siguiéndolos también, intentando rescatar a Buttercup se sus secuestradores. Buttercup y Westley intentan alejarse de él cruzando el Pantano de Fuego. Westley le cuenta como se convirtió en el pirata Robert. Una vez salen del Pantano se encuentran con el príncipe. Buttercup acepta casarse con él a cambio de que suelten a Westley pero, aunque el príncipe lo promete, no cumple su promesa y lo encierra.
    En realidad el príncipe es el que ha orquestado todo el tema del secuestro para matar a Buttercup en la frontera y tener una excusa para comenzar una guerra con el reino vecino.
    La mano derecha del príncipe, Rugen, es un hombre con seis dedos, que mató al padre de Iñigo Montoya y que éste estaba buscando para vengarse. Es el que se encarga de encarcelar a Westley y torturarle con una máquina que roba la vida.
    Iñigo y Fezzik se encuentran en Florín e Iñigo descubre que el hombre del que se quiere vengar está allí. Pero necesitan a Westley porque ellos no son lo suficientemente inteligentes para desarrollar un plan para entrar en el Castillo.
    El príncipe ha torturado a Westley hasta matarle así que Iñigo y Fezzik llevan el cadáver al Milagroso Max para ver si puede resucitarle. Lo consiguen pero no puede moverse de cuello para abajo e irá recuperando fuerzas poco a poco.
    Entran en el castillo y mientras Westley rescata a Buttercup, demostrando de paso que el príncipe es un cobarde, Iñigo se encuentra con Rugen y lucha con él hasta vencerle (Me llamo Iñigo Montoya. Tu mataste a mi padre. Prepárate a morir).
    Todos escapan dirigiéndose al barco del pirata Robert y Westley le propone a Iñigo que tome su puesto.