Palmeras en la nieve

Póster de la película Palmeras en la nieve

Es 1953, Kilian abandona la montaña oscense para emprender con su hermano un viaje a Fernando Poo, una antigua colonia española en Guinea Ecuatorial. Allí les espera su padre, en la finca Sampaka, donde cultiva uno de los mejores cacaos del mundo. En la colonia descubrirán que la vida social es más placentera que en la encorsetada y gris España, vivirán los contrastes entre colonos y nativos y conocerán el significado de la amistad, la pasión, el amor y el odio.

Alerta SPOILER

Haz clic sólo si quieres leer y/o ver el final de "Palmeras en la nieve"

Así acabó Palmeras en la nieve

Clarence conoce toda la dura historia de la mano de Bisila. La violación que sufrió de su padre, el hijo de esa violación y cómo Killian tuvo que volver pero no pudo venirse con Bisila por motivos políticos.

Clarence vuelve a Huesca, un moribundo Killian la recibe y se alegra de saber de su amada Bisila. Bisila recibe noticias de Killian y se adentra en el mar para reunirse con él.

Al final se ve a los dos hijos de Bisila en Huesca y el árbol genealógico.