Salvajes (2012)

Amor y drogas compartidas
Póster de la película Salvajes (2012)

Dos jóvenes emprendedores de Laguna Beach, Ben (Aaron Johnson), un budista pacífico y caritativo, y su mejor amigo Chon (Taylor Kitsch), ex miembro de las fuerzas especiales de la Marina estadounidense y ex mercenario, han montado un lucrativo negocio casero: cultivar y vender una de las mejores marías que jamás se ha obtenido. También comparten un amor único con la extraordinaria y bella O. (Blake Lively). Ambos llevan una vida idílica en este pueblecito del sur de California… hasta que se instala un cártel mexicano de Baja California y exige que el trío se asocie con ellos. Pero la despiadada jefa del cártel (Salma Hayek) y su brutal matón Lado (Benicio Del Toro) no toman en cuenta la fuerza del vínculo que une a los tres amigos. Ben y Chon, con la ayuda que les proporciona a regañadientes un corrupto y escurridizo agente de la DEA (John Travolta), deciden librar una guerra imposible contra el cártel.

SALVAJES -Trailer HD

Alerta SPOILER

Haz clic sólo si quieres leer y/o ver el final de "Salvajes (2012)"

Así acabó Salvajes (2012)

Ben y Chon trazan el último plan para recuperar a O, secuestran a la hija de Elena para intercambiarla por O.

Salvajes (2012) - 0 - elfinalde

Tras el intercambio, Elena pregunta a Chon quién es la rata en su cártel, Chon señala a Lado. Empiezan los disparos, todos acaban muertos menos Chon y Ben que están malherido. Chon sabe que su amigo no va a sobrevivir así que le inyecta una sobredosis, luego se la inyecta a O y por último a él mismo. Los 3 mueren juntos.

Pero la narradora O nos dice que así se lo había imaginado, volvemos al inicio del intercambio y en esta otra versión, Lado, que ahora trabaja para el Azul huye justo antes de que Lado y la DEA lleguen y detengan a todos. Elena cumplirá 30 años de cárcel pero Ben y Chon saldrán libres a cambio de no denunciar los trapos sucios que conocen de Dennis.

Al tiempo vemos como al principio a O en bikini en un lugar paradisiaco. Ben, Chon y O han abandonado el negocio de la droga, viven en Indonesia y África, Ben sigue con su trabajo de voluntariado humanitario. Dice que igual algún día vuelven a su etapa anterior pero de momento seguirán disfrutando de su vida como “bellos salvajes”.