Senderos de gloria

¡Explota en la tierra de nadie, que ninguna película se atrevió a cruzar antes!
Póster de la película Senderos de gloria

Primera Guerra Mundial (1914-1918). En 1916, en Francia, el general Boulard ordena la conquista de una inexpugnable posición alemana y encarga esa misión al ambicioso general Mireau. El encargado de dirigir el ataque será el coronel Dax. La toma de la colina resulta un infierno, y el regimiento emprende la retirada hacia las trincheras. El alto mando militar, irritado por la derrota, decide imponer al regimiento un terrible castigo que sirva de ejemplo a los demás soldados.

Alerta SPOILER

Haz clic sólo si quieres leer y/o ver el final de "Senderos de gloria"

Así acabó Senderos de gloria

  1. Este peliculón de Kubrick es redondo, una obra maestra que en su día no fue un taquillazo pero ya sabía Douglas que el tiempo le daría su merecido respeto. Basada en hechos reales que no gustaron a los franceses que fueran llevados a la pantalla.

    La trama situada en las trincheras de la Primera Guerra Mundial nos presenta a cobardes y a valientes. Kirk Douglas es un coronel al que el general Mireau le impone una misión suicida. Sus hombres aceptan quedándose muchos en el camino pero resulta imposible. Mireau enfadado manda bombardean a sus propios hombres para obligarles a avanzar. Pero sus órdenes no son cumplidas. Más irritado aún ordena un juicio militar contra tres soldados: uno es el único que queda de su pelotón (Ferol), otro es un valiente que ha sido escogido al azar y el tercero es un valiente al que su mando abandonó a su suerte en tierra de nadie, mató a su amigo y él no le denunció.

    Ante tal injusticia Kirk Douglas se presenta como abogado defensor pero el juicio es un paripé, no le dejan presentar pruebas cruciales y los 3 son condenados a muerte.

    El último intento de Douglas es contarle al General Broulard que Mireau ordenó bombardear a sus hombres pero no hace nada y los 3 mueren fusilados.

    El General Broulard cita después a Douglas ante Mireau y le expone los hechos, le dice que habrá una investigación. Kirk parece haber encontrado algo de justicia pero Broulard le dice que si quiere el puesto de Mireau, le insinúa que todo ha sido un plan de Douglas para ascender. Douglas se rebela y dice haber perdido toda la fe en la humanidad. Se dirige a una taberna donde ve desde la puerta a los soldados aullar como animales a una alemana entre lágrimas, pero cuando se pone a cantar los soldados se enternecen y Douglas hace una mueca como de haber recuperado la confianza en el ser humano. Le dicen que tienen que marcharse y Douglas pide que le de unos minutos a los hombres.

    FIN