Mario Bava

Mario Bava

Mario Bava (San Remo, 1914 – 1980) fue un director de cine italiano, hijo del director de fotografía y escultor Eugenio Bava, y padre del también director Lamberto Bava.
Pese a haber estudiado Bellas Artes, Mario Bava no tardaría en dedicar su vida al cine, primero como camarógrafo y luego en calidad de director de fotografía. Como director de fotografía trabajó a las órdenes de directores como Jacques Tourneur. Tras dirigir varios documentales sobre música y algunas escenas de Caltiki il mostro immortale y La batalla de Marathon, dirigió su primer film completo, La máscara del demonio, obra mítica del cine de terror italiano. Después de ello dirigió otros films de terror con actores de la talla de Boris Karloff. Sus siguientes trabajos dieron inicio a una nueva corriente cinematográfica, el giallo. Generalmente se considera a Seis mujeres para el asesino la primera muestra de esta corriente. Mario Bava y Dario Argento son los directores más representativos de ella. Otro de sus clásicos es Bahía de sangre, que puso de moda el cine de psicópatas. En sus últimos años volvería al cine de terror y fantástico. Su última película fue Shock, antes de fallecer de un paro cardíaco.

  • Fecha de nacimiento: 1914-07-31
  • Falleció: 1980-04-27
  • Lugar de nacimiento: Sanremo, Liguria, Italy

English

Director de cine italiano nacido en San Remo. Hijo de un pionero del cine italiano, Eugenio Bava, Mario vivió en un ambiente cinematográfico desde su infancia. Aficionado a las artes plásticas desde muy temprana edad, asistió a clases de pintura y fotografía, dos actividades que le permitieron colaborar con su padre, pintando fondos para decorados, diseñando efectos visuales o, sencillamente, participando en el proceso fotográfico de las películas. Perfeccionó su técnica junto a directores de la talla de Jacques Tourneur, Raoul Walsh y Riccardo Freda. Precisamente durante el rodaje de I vampiri (1956), dirigida por Freda, éste se indispuso con los productores y abandonó el proyecto, aún inacabado. Fue Bava quien se comprometió a finalizarlo, demostrando de paso que podía ser un eficaz director. Dejando a un lado esta demostración de oficio, la popularidad de Mario Bava se debe a un subgénero que tuvo su momento de auge en el cine europeo. Se trata del llamado "gótico italiano", del cual sería el máximo representante. Dos películas de este realizador, La máscara del demonio (1960) y Las tres caras del miedo (1963), pusieron de moda esta corriente, caracterizada por recurrir a ambientaciones románticas y tenebrosas, ideales para matizar historias de amor y muerte con una gran presencia de elementos sobrenaturales. En 1964 dirigió Terror en el espacio, una producción en la que numerosos especialistas han querido ver el origen argumental de Alien, el octavo pasajero (1978), de Ridley Scott. Acuciado por las necesidades de la industria, Bava quedó encasillado en un cine destinado al público más popular, y en su filmografía cabe hallar peplum, western, erotismo y terror. De hecho, a medida que pasaron los años, fue introduciendo en sus películas de horror escenas más macabras y truculentas, lo cual le relaciona con otro subgénero, el gore, y con el cine de un joven admirador suyo, Darío Argento. Aunque una gran parte de sus películas fueron productos de explotación, sin mayor trascendencia, Bava representa un tipo de cine comercial, básico para comprender la trayectoria de la moderna cinematografía italiana.

Filmografía