Charlie y la fábrica de chocolate

Póster de la película Charlie y la fábrica de chocolate

Charlie Bucket (Freddie Highmore), un niño muy bueno de una familia muy pobre, gana un concurso, junto a otros cuatro niños de diferentes partes del mundo, para disfrutar de una visita durante todo un día a la gigantesca fábrica de chocolate dirigida por el excéntrico Willy Wonka (Johnny Depp) y su equipo de Oompa-Loompas. La fábrica se parece a un mundo fantástico y mágico lleno de diferentes sabores, todos muy dulces.

Alerta SPOILER

Haz clic sólo si quieres leer y/o ver el final de "Charlie y la fábrica de chocolate"

Así acabó Charlie y la fábrica de chocolate

Al igual que en la película de 1971 el plan de los tickets dorados es la forma de Willy Wonka de encontrar un heredero honesto y bueno para la fábrica de chocolate.

Tim Burton da un giro más a la historia cuando Charlie le dice a Wonka si puede heredar la fábrica junto a su familia y Wonka le responde que no, que debe elegir o la fábrica o su familia. Charlie se decanta por su familia, pasa el tiempo y las cosas mejoran en casa de Charlie mientras que empeoran para Wonka, ya no se venden tan bien sus productos, en una sesión de terapia él mismo se da cuenta de que si él no está bien no puede hacer algo bueno.

Va a ver a Charlie y le cuenta el trauma que tiene con su padre al que le cuesta visitarlo solo. Charlie le acompaña. Willy se reencuentra y reconcilia con su estirado y poco expresivo padre dentista (Christopher Lee).

En la última escena Wonka es invitado a comer en casa de Charlie con su familia como uno más, la madre poniendo orden en la mesa y riñendo a Willy y a Charlie por hablar de trabajo en la mesa.

“Charlie ha ganado una fábrica de chocolate pero lo que es más importante Willy Wonka ha ganado una familia”.

  1. Se nos revela que el motivo de que se entregasen billetes dorados a niños era para encontrar un sucesor para Willy Wonka. Después de que solo quedó Charlie fue él quien queda como sucesor. Se convierte en el aprendiz del señor Wonka y cumple el sueño de su abuelo de poder ver la fábrica de chocolate en la que había trabajado hacía ya tiempo.