Un mundo de fantasía (Willy Wonka y la fábrica de chocolate)

Póster de la película Un mundo de fantasía (Willy Wonka y la fábrica de chocolate)

Willy Wonka (Gene Wilder) es el excéntrico dueño de una gran fábrica de caramelos. Un día decide ofrecer a cinco niños una entrada dorada que les permitirá recorrer la dulce fábrica. Uno de los ganadores es Charlie Bucket, un niño pobre de buen corazón que espera un futuro mejor para él, para su madre y sus cuatro abuelos. Los otros ganadores resultan ser cuatro insoportables niños.

Alerta SPOILER

Haz clic sólo si quieres leer y/o ver el final de "Un mundo de fantasía (Willy Wonka y la fábrica de chocolate)"

Así acabó Un mundo de fantasía (Willy Wonka y la fábrica de chocolate)

Tras la visita guiada de Wonka por su fábrica tan solo queda Charlie, los otros cuatro niños han perdido por malcriados.

El abuelo le pìde el regalo prometido a Wonka, el suministro vitalicio de chocolate pero este le dice que ellos también incumplieron las normas al tomar las bebidas efervescentes de elevación y por tanto no tienen premio, el abuelo se enfada y le dice a su nieto que no se preocupe que aceptarán el trato con  Mr. Slugworth.

Cuando se iban a marchar Charlie se detiene y vuelve para entregarle a Willy Wonka el caramelo que nunca se termina, el que le había pedido precisamente Mr. Slugworth a cambio de dinero.

Willy Wonka se pone muy contento, entra Mr. Slugworth en la habitación y les cuentan que en realidad es un empleado de Wonka llamado Wilkinson, era una última prueba para ver la honestidad de los niños.

Charlie, su abuelo y Wonka se montan en la “Wonkavator”, un ascensor de cristal desde el que ven la fábrica de chocolate, el verdadero premio que ha ganado Charlie. Todo el sorteo de los tickets dorados era un plan para buscar a un heredero honesto para su fábrica de chocolate. Charlie le pregunta si también puede venir su familia, Charlie dice que por supuesto.