Los fantasmas atacan al jefe

Póster de la película Los fantasmas atacan al jefe

La desbordante alegría de las fiestas de Nochebuena va a hacer que Frank Cross sufra unas visiones fantasmagóricas en esta divertida sátira de “Un Cuento de Navidad” de Charles Dickens. Cross, que ha hecho una carrera meteórica desde lo más recóndito del departamento de envíos de una cadena de TV hasta la presidencia, es tacaño, desagradable, ingrato, implacable y con un cruel sentido del humor, cualidades idóneas para un miserable de hoy en día. Antes de que la noche termine, será visitado por un desconcertante taxista neoyorquino del pasado, un hada del presente un tanto estrafalaria y, finalmente, un sádico, enorme y descabezado mensajero del futuro.

Alerta SPOILER

Haz clic sólo si quieres leer y/o ver el final de "Los fantasmas atacan al jefe"

Así acabó Los fantasmas atacan al jefe

Cross es visitado por el fantasma del futuro y presencia su propia cremación. Vuelve a la realidad completamente cambiado.

Con la ayuda de Eliot interrumpe la emisión en directo del Cuento de Navidad y hace un alegato a favor de la Navidad y sus valores frente a las cámaras.

Manda un mensaje de amor a su hermano, el niño huérfano habla, llama a Claire que acude al plató llevada en el taxi por el fantasma del pasado, se besan y empiezan a cantar y a celebrar aludiendo también a los espectadores de esta mítica película de finales de los 80.