La conquista del planeta de los simios

Póster de la película La conquista del planeta de los simios

Caesar, el simio que capitaneó la revuelta contra la raza humana, es un benévolo gobernante que fomenta la convivencia con los hombres, a pesar de la oposición del general Aldo (Akins), jefe militar de los simios. No obstante, los hombres que han sobrevivido a un holocausto nuclear son considerados ciudadanos de segunda clase. Caesar decide realizar un viaje a la “Ciudad Prohibida” con MacDonald (Austin Stoker) y el sabio Virgil (Paul Williams) en busca de unas cintas en las que estaría grabada la muerte de sus padres. Durante el viaje, es observado por un grupo de hombres mutantes que viven en la devastada zona de guerra. Este es el motivo de que el General Aldo desafíe la autoridad de Caesar y, además, provoque un enfrentamiento entre simios y hombres para dirimir quién gobernará el planeta.

Alerta SPOILER

Haz clic sólo si quieres leer y/o ver el final de "La conquista del planeta de los simios"

Así acabó La conquista del planeta de los simios

Los simios sobreviven al ataque de los humanos supervivientes del holocausto.

César quiere vivir en paz y liberar a lis humanos pero Aldo dice que hay que matarlos. Entonces Aldo es acusado por Virgil de haber matado al hijo de César, todos le acusan de incumplir la primera ley de los simios “Un simio nunca matará a otro simio”.

Aldo sube a un árbol, César le sigue, pelean y Aldo cae y muere.

Volvemos a la primera escena de la película, 6 siglos después de lo ocurrido, el Legislador termina la narración a un grupo de jóvenes humanos y simios.

Han logrado convivir en paz. Han cambiado el futuro.

Un niño pregunta: “¿Quién conoce el futuro?”, El Legislador responde: “Tal vez, sólo los muertos.”

El último plano es una estatua de César cayéndole una lágrima de un ojo.