El amor tiene dos caras

Póster de la película El amor tiene dos caras

Rose y Gregory, ambos profesores de la Universidad de Columbia, entablan una relación sentimental. Sus puntos de vista son distintos. Gregory cree que las relaciones sexuales pueden arruinar su vida, pero Rose opina lo contrario. Remake de la película francesa “El espejo tiene dos caras” de 1958.

Alerta SPOILER

Haz clic sólo si quieres leer y/o ver el final de "El amor tiene dos caras"

Así acabó El amor tiene dos caras

  1. Gregory es un profesor de universitario de matemáticas que siempre se lía con mujeres más jóvenes que él y se deja llevar por las relaciones sexuales. Cada vez que una de esas relaciones termina él se queda hecho polvo y decide que la próxima relación no va a ser física sino intelectual.
    Por su parte, Rose es una profesora de literatura en la misma universidad. Ha sido siempre el patito feo de la familia, con una madre y una hermana muy guapas y preocupadas siempre por el aspecto físico, mientras que ella no se preocupa por su aspecto. Ahora bien, es una profesora excepcional que siempre tiene la clase llena con lecciones interesantes y demostrando una gran inteligencia y sentido del humor. Ha estado enamorada de Alex, pero cuando le presentó a su hermana éste de enamoró de ella y terminan casándose.
    Gregory se apunta a una página de citas y Claire, la hermana de Rose, contesta por ella a su anuncio. Gregory acude a una clase de Rose, viendo como la admiran sus alumnos queda impresionado y, además, escucha la lección a medias, sacando la conclusión de que ella también quiere una relación intelectual.
    Comienzan a salir y los dos están encantados así que Gregory le propone matrimonio. Aunque le cuenta su teoría de que la relación física no es importante, Rose decide dar el paso y se casan. Cuando después de un tiempo ella intenta mantener relaciones con él, a pesar de que él se había ofrecido, no es capaz. Gregory tenía que hacer un viaje así que se marcha dejando la relación poco clara. Rose se replantea su vida y comienza a cuidarse para sentirse mejor consigo misma pues siente que Gregory la ha rechazado por su físico. En realidad Gregory sí está enamorado de Rose y se siente atraído por ella, pero tiene miedo de que la relación se estropee si da un paso más como le ha pasado antes con otras mujeres y no sabe reaccionar.
    Cuando Gregory vuelve de su viaje se encuentra con una Rose muy cambiada y que ha decidido dejarle.
    Mientras, el matrimonio de su hermana con Alex se termina también y éste, al ver el nuevo aspecto de Rose intenta seducirla. Ella, que ha ganado en autoestima, se da cuenta durante una cita de que había idealizado completamente a Alex que, en realidad, no la merece.
    Gregory desesperado se presenta de madrugada en la casa de la madre de Rose para recuperarla. Como el conserje no le deja subir se pone a gritar desde la calle. Rose baja y se reconcilian. Un vecino que los ve pone un disco de ópera (Turandot, Nessun dorma, creo) desde su ventana (hace referencia a la primera lección que él vio de Rose donde contaba que cuando uno encuentra el amor espera que suene música en el ambiente porque es lo que pasa en las películas románticas).