Good Morning, Vietnam

Póster de la película Good Morning, Vietnam

Vietnam. 1965. Un pinchadiscos de la radio, Adrian Cronauer, es enviado a Saigón para trabajar en la emisora del ejército norteamericano. En contraste con sus aburridos antecesores, Cronauer es pura dinamita, sus comentarios irreverentes, sus tacos e improperios y sus críticas al vicepresidente, le hacen ganarse el aprecio de las tropas. Sin embargo su superior el teniente Hauk no es de la misma opinión.

Alerta SPOILER

Haz clic sólo si quieres leer y/o ver el final de "Good Morning, Vietnam"

Así acabó Good Morning, Vietnam

A Cronauer le tiende una trampa Dickerson, lo manda por un camino del Vietcong, Tuan va en su busca y lo salva.

En la base de vuelta Dickerson le dice a Cronauer que lo va a destinar a otro sitio porque Tuan es un agente del Viet Cong, responsable del atentado del bar. El general Taylor después informa a Dickerson de su nuevo destino también por su actitud negativa.

Cronauer busca enfadado a Tuan, él se defiende diciendo que los enemigos son ellos que mataron a su familia.

De camino al aeropuerto Cronauer organiza un juego de softball para los estudiantes de su clase de inglés y se despide como amigo de Trinh. Antes de subir al avión le entrega a Garlick una cinta de despedida.

Garlick en la emisora reproduce la cinta que comienza con Cronauer diciendo “¡Adiós, Vietnam!”