Malas calles

No haces nada por tus pecados en la iglesia. Lo haces en las calles...
Póster de la película Malas calles

Nueva York, 1972. Charlie (Harvey Keitel), un joven de 27 años que vive en un barrio conflictivo, se ve constantemente obligado a enfrentarse con golfos y matones. Poco a poco, su vida se convertirá en una olla a presión de la que será imposible escapar.

Alerta SPOILER

Haz clic sólo si quieres leer y/o ver el final de "Malas calles"

Así acabó Malas calles

El prestamista Michael ha dado un ultimátum a Johnny Boy para que pague sus deudas. Una vez más no tiene el dinero, le provoca con sólo 10 dólares que Michael le tira a la cara. John le dice a Michael que es un pringado, se pelean y acaba sacándole y apuntándole con una pistola.

Malas calles - 0 - elfinalde

Charlie no puede más y decide llevárselo unos días de la ciudad, Teresa insiste en acompañarles. Los 3 huyen en coche ajenos a que Michael le sigue en otro.

Un gángster que lleva Michael en el asiento trasero les dispara, Johnny es malherido en la garganta y Charlie que iba conduciendo no tiene más remedio que estrellar el coche. Johnny sale tambaleándose por un callejón desangrándose, a Charlie y a Teresa se los lleva una ambulancia.

Mientras el capo, el tío de Charlie, se fuma su puro tranquilo o la stripper fuma en una cafetería.

El concierto acaba, vemos las luces de la ciudad, Michael se recuesta en su coche y en un edificio bajan las persianas.

– ¡Buenas noches, buena suerte y que Dios os bendiga!
– Gracias

Malas calles - 2 - elfinalde