Nadie quiere la noche

Póster de la película Nadie quiere la noche

Josephine (Juliette Binoche), una mujer rica y culta, va al Polo Norte para reunirse con su marido, el explorador Robert Peary. Durante el viaje la acompaña una humilde esquimal (Rinko Kikuchi) que le sirve de guía. A pesar de sus diferencias, ambas tendrán que unirse para poder sobrevivir a las duras condiciones climáticas de la tundra.

Alerta SPOILER

Haz clic sólo si quieres leer y/o ver el final de "Nadie quiere la noche"

Así acabó Nadie quiere la noche

En una intimista segunda parte Josephine y Allaka se quedan solas en una cabaña durante el invierno polar. Allaka embarazada del marido de Josephine termina cambiando el carácter elitista de Josephine y se vuelcan una en la otra.

Una tormenta acaba con la cabaña y tienen que irse al iglú. Ahí nacerá el hijo de Allaka al que llamará “Hijo de dos mujeres”. Lo cuidarán juntas pero extenuadas y hambrientas se quedan dormidas y el bebé muere.

Un compañero de Peary llega al iglú, les despierta y le dice a Josephine que su marido ha logrado su sueño de conquistar el Polo Norte.

Dice que la espera pero que sólo hay sitio para una de las dos. Josephine se resiste, no quiere abandonar a Allaka pero esta se despide de ella adentrándose en el hielo con su bebé muerto en brazos. Sabemos que Allaka morirá.

En la última escena Josephine vuelve a la civilización en el trineo mientras cuenta como ese invierno y Allaka le ha cambiaría la vida para siempre.

Nadie quiere la noche - 0 - elfinalde

Un alud se derrumba a lo lejos. Fin.

Reparto