El puente sobre el río Kwai

Póster de la película El puente sobre el río Kwai

Durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), un grupo de prisioneros británicos son obligados por los japoneses a construir un puente. Los oficiales, capitaneados por su flemático coronel, se opondrán a toda orden que viole la Convención de Ginebra sobre los derechos y las condiciones de vida de los prisioneros de guerra.

Alerta SPOILER

Haz clic sólo si quieres leer y/o ver el final de "El puente sobre el río Kwai"

Así acabó El puente sobre el río Kwai

La misión británica llega al puente para volarlo junto al tren. A regañadientes va el buscavidas Shears que en realidad no era oficial.

Como Warden tiene el tobillo herido es el joven Joyce quien tendrá que detonar los explosivos. Al pasar la noche el río ha decrecido y ha dejado al descubierto los cables.

Nicholson, orgulloso de su puente lo descubre, le dice a Saito que le acompañe, cuando se están acercando a Joyce este apuñala a Saito y le dice a Nicholson su misión. Cuando Nicholson se da cuenta de que su puente va a ser destruido intenta sabotear la misión cortando el cable con un cuchillo y pidiendo ayuda a los japoneses que acaban matando a Joyce.

Shears indignado al otro lado del río va en busca de Nicholson con un cuchillo para matarlo pero muere antes por las balas japonesas. Nicholson parece haberse dado cuenta de su error (*) pero Warden bombardea con mortero y lo hiere de muerte haciéndole caer sobre el detonador, el puente finalmente se derrumba junto con el tren.

Las chicas porteadoras que están junto a Warden le critican por haber disparado sobre sus propios hombres pero él se justifica diciendo que no podían capturarlos vivos.

El médico Clipton que ha visto todo grita: ¡Qué locura!

(*) Al parecer Pierre Boulle, el autor de la obra homónima en la que se basa la película, no estuvo de acuerdo con este final. El arrepentimiento final de Nicholson en el final de su libro no ocurre, él intenta matar a Joyce y logra salvar el puente.