Señales

No es como nos lo dijieron.
Póster de la película Señales

Bucks County, cerca de la ciudad de Filadelfia en el estado de Pensilvania. Graham Hess (Mel Gibson) es un hombre que vive con sus dos hijos, Morgan (Rory Culkin) y Bo (Abigail Breslin), y su hermano Merrill (Joaquin Phoenix), una antigua estrella del béisbol que decidió irse a vivir con ellos y trabajar en una gasolinera. Graham ha dejado de ser el reverendo de su localidad -aunque la gente le siga llamando “padre”- después de que su esposa muriera víctima de un accidente de tráfico: él ha perdido la fe. Una buena mañana Graham se despierta y se da cuenta de que sus hijos no están en la habitación, y que los perros no dejan de ladrar. Se adentra en los campos de maíz que rodean su granja, y los encuentra allí. Pero lo extraño es el increíble descubrimiento que hacen: un misterioso dibujo de círculos y líneas de más de 150 metros ha aparecido inexplicablemente en las tierras de la granja.

Alerta SPOILER

Haz clic sólo si quieres leer y/o ver el final de "Señales"

Así acabó Señales

  1. Las señales las crean unos seres extraterrestres hostiles. Mel Gibson y su familia sobreviven escondidos en un sótano. Salen y a pesar de que los extraterrestres se han retirado encuentran uno de estos seres en su salón a punto de matar al niño con un gas. Es entonces cuando Gibson cae en la última frase que le dijo su mujer: “batea”, se la dice a su hermano que coge su bate y mole a golpes al bicho. El niño se salva. Gracias a su asma no había inhalado el gas. No existe el azar, todo son señales que el universo, o Dios, va dejando. Gibson recupera su fe. En la última escena Gibson vuelve a vestir de cura.

    FIN