Perros Callejeros

Póster de la película Perros Callejeros

Una pandilla de quinceañeros que viven en los suburbios de Barcelona se han especializado en el robo de coches. Con ellos se dedican a dar el “tirón”, a asaltar tiendas para malvender las mercancías y a atacar a parejas en lugares apartados con el fin de desvalijarlas y abusar de las mujeres. Sorprendidos a veces en flagrante delito, son perseguidos por la policía; para zafarse invaden la calzada, circulan en dirección contraria y se saltan controles, resultando a veces malheridos.

Perros Callejeros

Alerta SPOILER

Haz clic sólo si quieres leer y/o ver el final de "Perros Callejeros"

Así acabó Perros Callejeros

  1. “El Torete” (Ángel Fernández Franco) le ajusta las cuentas al “Esquinao” (Frank Braña), en un descampado del barrio barcelonés de La Mina por haberle rebanado previamente el pene. Acaba con él, lo atropella con un Citroen Tiburón color beig claro en repetidas ocasiones contra una pared y se da a la fuga.

    En ese mismo momento en comisaría reciben la denuncia del robo de este vehículo conducido por un menor causante de una muerte por atropello, hasta descubrir quién es dicho menor y que va armado, emiten la busca y captura a todas las unidades.

    Uno de los policías que intenta ayudarle, sabe donde localizarlo, llega a una carretera donde cruza su vehículo esperando la llegada de “El Torete”. Cuando este llega a toda velocidad, ve el vehículo cruzado en mitad de la carretera y lo esquiva, pero con tan mala fortuna, que se despeña por un barranco gritando… ¡Mierdaaaaa!